Presentación

Saludo del presidente:

Desde las elecciones académicas de febrero de 2014 tengo el honor, el compromiso y la responsabilidad de presidir la institución.

Macià Tomàs Salvà, presidente de la Real Academia de Medicina de les Illes Balears

La Real Academia de Medicina de las Islas Baleares es una institución científica de derecho público, continuadora de las sucesivas Academia Médico Práctica de Mallorca, creada en 1788, y de la Real Academia de Medicina y Cirugía de Palma de Mallorca, fundada en 1831 bajo los auspicios del rey Fernando VII. Es la corporación científica más antigua de las Islas Baleares.

Como institución científica médica ha tenido operatividad científica ininterrumpida desde su fundación hasta nuestros días. En 1999 pasó a ser denominada, según acuerdo tomado en sesión de gobierno, Real Academia de Medicina de las Islas Baleares, y el ámbito de su competencia comprende todo el territorio de las Islas Baleares. Tiene los siguientes objetivos: 1) Potenciar el conocimiento de las ciencias de la salud entre los facultativos profesionales de la salud en especial y la ciudadanía en general; 2) Trasladar a la sociedad los avances biomédicos; 3) Asesorar a las administraciones públicas de las Islas Baleares sobre la prevención, mantenimiento y mejora de la salud de la ciudadanía.

Las razones que justificaron la creación de la Academia Médico Práctica de Mallorca fueron, en primer lugar, las mismas que explican la fundación de las academias científicas en toda Europa a partir del siglo XVII, cuando el declive de las universidades convirtió las academias en el foro idóneo para presentar las nuevas hipótesis, para discutirlas públicamente y para aprobarlas según los modernos criterios científicos. La segunda razón fue el creciente prestigio de los cirujanos, que habían sabido renovar sus conocimientos y sus instituciones docentes: los médicos vieron en las academias la ocasión de llevar a cabo un trabajo de renovación intelectual. El tercer factor, acaso el más importante, fue el afán y constancia que la Real Sociedad de Amigos del País del Reino de Mallorca aplicó en crear una institución que sirviera a los médicos para contrastar sus conocimientos, para dar a conocer los principales problemas sanitarios y para proponer a los poderes públicos las soluciones más adecuadas.

Así, el rector de la Universidad, a instancias de la Real Sociedad Económica de Amigos del País del Reino de Mallorca, dirigió en 1786 a todos los médicos de Palma una convocatoria para fundar una academia médica. La propuesta consiguió una rápida y masiva adhesión. Dos años después, el 11 de diciembre de 1788, el rey Carlos III firmaba la Real Cédula fundacional de la Academia.

Por su parte, los orígenes de la Real Academia de Medicina y Cirugía de Palma de Mallorca, sucesora de la Academia Médico-Práctica de Mallorca, coinciden con la reorganización médica que intentó el médico liberal Pedro Castelló cuando Francisco Tadeo Calomarde ocupaba el Ministerio de gracia y justicia. En 1827 se había creado la Real Junta Superior Gubernativa de Medicina y Cirugía del Reino y el 28 de agosto de 1830 se dividió el Reino en varios distritos. En cada uno de ellos se estableció una academia de medicina y cirugía, bajo la dependencia de la Junta superior ya mencionada. Surgieron así las academias de medicina y cirugía de Madrid, Valladolid, La Coruña, Sevilla, Cádiz, Granada, Valencia, Barcelona, ​​Zaragoza y Palma de Mallorca.

A lo largo de los años la Real Academia se ha mantenido en contacto con la realidad científica de la sociedad isleña, acogiendo debates científicos y dando a conocer los sucesivos progresos y novedades médicos y quirúrgicos. Su acción fue fundamental para la formación, en 1882, del Colegio Médico Farmacéutico. Esta corporación científica, con la participación activa de los académicos de la Real Academia, creó la Revista Balear de Medicina, Farmacia y Veterinaria (1885-1912), sin duda la publicación científica de más nivel de las editadas en Baleares y una de las mejores de la España de su tiempo.

Muchos de los profesionales de más prestigio de la sanidad balear de los últimos 180 años han ocupado plaza como académicos. Es el caso de Mateo J.B. Orfila, Fernando Weyler Laviña, Bernat Riera Alemany o Emili Darder Cánaves.

La corporación es academia asociada al Instituto de España, consideración reservada a «las de mayor antigüedad y mayor prestigio».

En 1994 fue transferida del Ministerio de Educación y Ciencia a la Conselleria de Cultura, Educación y Deportes del Gobierno Balear, aunque los sucesivos titulares de la Consejería de Salud y Consumo han jugado un papel decisivo en el sostenimiento de la institución. El año 2013 fue asignada a la Consejería de Presidencia del Govern de las Illes Balears con el propósito de asegurar el apoyo institucional necesario para favorecer la estabilidad, la independencia y la proyección social de la Academia.

La Real Academia custodia un notable archivo histórico, que amplía con regularidad con adquisiciones documentales de interés médico, convoca anualmente varios premios de investigación en ciencias de la salud y, desde 1986, edita la revista científica Medicina Balear, con periodicidad cuatrimestral.

Los vigentes Estatutos, aprobados en sesión extraordinaria de 19 de junio de 2001, fueron publicados en el BOIB nº125 de 18 de octubre de 2001.

Anualmente la secretaría general elabora la memoria del curso académico. La Real Academia tiene en vigor varios convenios suscritos con la Universidad de las Islas Baleares (UIB), con el Institut d’Estudis Catalans (IEC) y con la Sociedad Balear de Medicina Intensiva y Unidades Coronarias.

En 2013 la revista científica académica Medicina Balear fue incorporada en la plataforma de la Biblioteca Digital de las Islas Baleares de la UIB. En pocos meses pasó a ser la publicación científica balear líder en descargas. Igualmente, la Real Academia acordó con la Universidad de las Islas Baleares la impartición de actividades formativas de los programas de doctorado en medicina, que han comenzado el curso académico 2015.

A lo largo del año académico la corporación, consciente de su papel como entidad generadora de conocimiento, celebra sesiones científicas, organiza cursos y mesas redondas, lleva a cabo presentaciones de libros y gestiona diversas actividades docentes, con el objetivo de contribuir a la transferencia del conocimiento científico a la sociedad.

Entre los propósitos actuales de la institución académica destacan la voluntad de profundizar en la colaboración con la Universidad y con otras instituciones representativas, el deseo de promover un programa de actividades científicas coherente y abierto a las colaboraciones externas y aumentar el nivel e impacto de la revista científica Medicina Balear, así como avanzar en la catalogación del fondo archivístico de la Real Academia y mejorar los canales de comunicación social.